Skip to main content
Noticias de Interés APE

El CAREM une a la CNEA con INVAP: ahora cambia todo

By 12 marzo, 2024marzo 27th, 2024No Comments

El CAREM en obra en el predio de las Atuchas. Al fondo, el Paran√° de Las Palmas.

La foto de la firma de un papel raramente despeina a AgendAR,  pero ésta del 6 de Marzo cambia todo, y para bien. Incluso con el gobierno actual. La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) acaba de unir fuerzas con la empresa INVAP para vender en el mundo la central nuclear compacta CAREM.

El resultado termina de cerrar la constitución de un nuevo ecosistema industrial exportador en Argentina. Se ha venido constituyendo muy lentamente. Empezó en 1974 cuando la CNEA creó INVAP en Río Negro, como unidad de gestión ágil para proyectos y despliegues acelerados, incompatibles con la lentitud administrativa del estado.

Poco despu√©s cre√≥ CONUAR, en sociedad con el grupo P√©rez Companc, para construcci√≥n de elementos combustibles de centrales de potencia y reactores de investigaci√≥n o producci√≥n de radiois√≥topos. Esa empresa hoy exporta componentes de s√ļper-aleaciones de zircaloy e incolloy a centrales CANDU de la India, China y Canad√°, as√≠ como de Brasil.

Pero en los √ļltimos 2 a√Īos llegaron dos cerezas m√°s a la punta del helado: la actual directora de la CNEA, la Dra. Adriana Serquis, integr√≥ dos piezas clave al proyecto CAREM. En 2021 fue NA-SA, o Nucleoel√©ctrica Argentina, creada parad√≥jicamente por Menem para privatizar las centrales nucleares.

Serquis la trajo para asegurar la terminaci√≥n de obra y la puesta en marcha del CAREM prototipo, que a pesar de su exiguo tama√Īo (32 MW) es una central de potencia, no un reactor que produce radiois√≥topos o forma personal experto. La CNEA invent√≥ el CAREM hace m√°s de 40 a√Īos, pero nunca en sus 73 a√Īos de existencia institucional termin√≥ o puso en marcha una planta nucleoel√©ctrica. NA-SA ya es canchera en ello.

Tanto le sali√≥ el tiro por la culata a Menem con NA-SA que en 2014 √©sta termin√≥ Atucha 2, obra abandonada durante 27 a√Īos, la repar√≥ sin ayuda alemana en 2023, y entre 2014 y 2018 ‚Äúretub√≥‚ÄĚ (es decir, reconstruy√≥ a nuevo) la Central de Embalse. Est√° en l√≠nea en su segunda vida desde entonces, y sigue siendo la mejor del pa√≠s por disponibilidad, y de las mejores del mundo por seguridad, como todas las CANDU.

Y ahora, como mo√Īo del paquete, la CNEA trae al ruedo del CAREM a INVAP, que con 43 a√Īos de campa√Īa exportadora de reactores, tiene plantas, oficinas y red de apoyo al cliente en Per√ļ, Argelia, Egipto, Australia, Holanda y Arabia Saudita. En los ‚Äô80, cuando vendi√≥ sus primeros robots industriales en EEUU, INVAP lleg√≥ hasta tener una sucursal yanqui llamada Black River, por que los invapios se cr√≠an en R√≠o Negro.

Pero lo que INVAP tiene, sobre todo, es fama. Mundial.

Las historias inesperadas de INVAP y de NA-SA

Sala de comandos del OPAL de Australia, considerado el mejor reactor de producción de radioisótopos e investigación del mundo. Dejará de serlo cuando CNEA inaugure el RA-10.

El ‚Äúapag√≥n nuclear‚ÄĚ posterior a la Guerra de Malvinas llev√≥ a INVAP a transformarse por fuerza en una empresa expedicionaria, concentrada desesperadamente en ganar licitaciones de reactores y proyectos nucleares en el exterior contra competidores mucho m√°s poderosos: General Atomics de EEUU, AECL de Canad√°, Framatome de Francia, KAERI de Corea, Rosatom de Rusia, y sigue la lista. Les gan√≥ a todas, SIEMPRE, y siempre por calidad, no por precio. Salvo a General Atomics en Tailandia, una licitaci√≥n muy trucha.

Esto INVAP logró hacerlo por pura necesidad y siempre al borde de la quiebra: la CNEA, su mayor cliente hasta 1982, luego de Malvinas se quedó décadas enteras sin plata para terminar sus propias obras críticas como Atucha II o la Planta Industrial de Agua Pesada. Mal podía hacerle nuevos encargos a INVAP. Esto agrió fuertemente la relación entre ambos puntales del Programa Nuclear.

Lo esperable era que INVAP fundiera. No era en absoluto inevitable que se volviera el mejor exportador mundial de reactores multiprop√≥sito, pero ocurri√≥. Hizo con CNEA parte de los RP-0 y RP-10 de Per√ļ, luego, ya sola gan√≥ el NUR de Argelia, el Inshas de Egipto, y luego incre√≠blemente en 2000 el OPAL de Australia. A partir del OPAL fue el terror de su competencia internacional, precipit√≥ la quiebra de AECL, sac√≥ a EEUU para siempre sin regreso del peque√Īo nicho de los reactores multiprop√≥sito, y gan√≥ sucesivamente otro reactor de investigaci√≥n en Arabia Saudita y otro enorme de producci√≥n de radiois√≥topos en Holanda.

A partir del OPAL Australia, que es un pa√≠s anglosaj√≥n y oficialmente Primer Mundo, la cholulada multimedi√°tica argenta tuvo que enterarse de esta campa√Īa. Que ojo, jam√°s habr√≠a sido posible sin el apoyo de la CNEA, especialmente de su gerencia de combustibles y de sus elencos expertos en ciencia de materiales. Pero a la hora de anotar un tiro libre, eso rara vez se mentaba. Lo cual cre√≥ su rencor en la CNEA.

El reactor PALLAS de Holanda todav√≠a est√° en fase de co-dise√Īo con el cliente. Holanda, caso raro, cambia de ideas de dise√Īo con frecuencia, e ins√≥litamente no tiene mayor urgencia por entrar en construcci√≥n. Mientras paguen por los atrasos que se generan a s√≠ mismos, todo bien y viva la Reina.

Todos los dem√°s reactores de su campa√Īa INVAP los entreg√≥ en tiempo y forma. Un solo atraso, un √ļnico sobrepaso de presupuesto, cualquier percance operativo te liquidan. Si sos un peso mosca obligado a subirse al ring a noquear a pesos pesados, ning√ļn tropez√≥n te est√° permitido.

La financiaci√≥n nacional no ayuda a ganar licitaciones. Pero tampoco lo hace la ‚Äúmarca pa√≠s‚ÄĚ. INVAP es un proveedor at√≥mico triunfal pero emergente. No viene de pa√≠ses medianos al estilo de Suecia o B√©lgica, sino de una enorme pero precaria rep√ļblica sudaca, pero cr√≥nicamente ahogada en deuda. El √ļltimo logro de nuestra patria ha sido volverse exportadora de forrajes y alimentos, y sin embargo tener 3 millones de adultos y 1 mill√≥n de ni√Īos y adolescentes en situaci√≥n de hambre fisiol√≥gica.

En este descalabro tan a la vista del mundo, Argentina m√°s bien tira abajo la imagen de INVAP, y √©sta mejora un poco la imagen del pa√≠s. Tambi√©n la autoestima de sus habitantes. Porque INVAP adem√°s dise√Īa, construye y vende sat√©lites, drones y radares civiles y de defensa. Tuvo que diversificarse: es que las licitaciones para reactores multiprop√≥sito son m√°s infrecuentes que los cambios de Papa.

INVAP logr√≥ algo a√ļn m√°s raro: a pedido de vaya a saber cu√°l embajada, Menem intent√≥ quebrarla, lo mismo Fernando De la R√ļa, y no lo lograron. Como la caballer√≠a en las pel√≠culas, al final siempre aparec√≠a el estado y salvaba a la firma barilochense. Hablo del estado argelino, el egipcio, el australiano, el saud√≠ y el holand√©s. Pero cuando Macri, obedeciendo las mismas √≥rdenes de los mismos mandones, fue por el deg√ľello y se neg√≥ a pagarle a INVAP deudas muy abultadas y viejas por radares, la empresa se hab√≠a vuelto famosa. Incluso los medios m√°s oficialistas y alg√ļn cacique del PRO tuvieron que salir a defenderla. Tard√≠amente, INVAP logr√≥ ser profeta en su tierra.

La NA-SA de hoy es producto de otra historia igualmente ins√≥lita. Y esto vale repetirlo: Inventada por Menem para vender las centrales nucleares de Atucha 1 y Embalse, nadie las compr√≥. El vers√°til Menem transform√≥ entonces a NA-SA en una caja recaudadora de su carpa chica: la empresa vivi√≥ de NO CONSTRUIR Atucha II. Pero con una nueva direcci√≥n dr√°sticamente distinta, entre 2006 y 2014 NA-SA se atrevi√≥ a terminar Atucha I, un perplejo meccano de millones de piezas, obra parada ‚Äúdefinitivamente‚ÄĚ desde 1994. La puso en l√≠nea en 2015, contra todo pron√≥stico de ‚Äúlos expertos‚ÄĚ (l√©ase, el lobby petrolero de exministros y secretarios de Energ√≠a). Y lo hizo sin ayuda ni garant√≠as del proveedor original, SIEMENS, desaparecido del ruedo nuclear desde 1990.

Trascart√≥n, entre 2014 y 2018, NA-SA retub√≥ Embalse. NA-SA hoy es la √ļnica empresa del Hemisferio Sur que sabe dise√Īar, construir, terminar y poner en l√≠nea centrales nucleoel√©ctricas. Por si no queda claro, en general las centrales s√≥lo producen electricidad. T√©cnicamente son muy diferentes de los reactores multiprop√≥sito de INVAP y de los muchos que hizo la CNEA en el pa√≠s.

No es s√≥lo cuesti√≥n de mayor potencia t√©rmica: en una central refrigerada a agua, sea liviana o pesada, la f√≠sica es bastante extrema. Hay n√ļcleos de centenares de toneladas de pastillas de √≥xido de uranio a 1800 grados Celsius de temperatura, hay refrigerantes a 320¬ļ C y a 115 atm√≥sferas de presi√≥n. La de potencia es otra ingenier√≠a, mucho m√°s masiva y robusta. Vale incluso en una central ¬ęmini¬Ľ, como el CAREM. Y sean grandes o ¬ęmini¬Ľ como los SMRs, el de centrales es un mercado mundial enormemente mayor, y que est√° creciendo en flecha.

A la luz de ello, la firma del 6 de marzo es mucho m√°s importante de lo que parece: la CNEA termin√≥ de construir un ecosistema nuclear diversificado y colaborativo en torno al CAREM, y la Argentina se prepara para invadir el mercado SMR. En su pertinaz lucha por volver realidad el CAREM, la CNEA prob√≥ a m√°s de 1000 empresas nacionales proveedoras, y termin√≥ eligiendo unas 160 porque fueron las √ļnicas que alcanzaron calidad nuclear y cumplieron con las entregas. Van desde PyMES unifamiliares a gigantes como IMPSA o P√©rez Companc.¬†No fabrican galletitas ni caramelos, fabrican fierros at√≥micos. Si el tiro sale bien, se volver√°n proveedores mundiales.

Y eso sucede en un momento raro: desde en 2024 la cartera mundial de proyectos SMR como el CAREM se amplió a 22 gigavatios proyectados y formalmente pedidos, un 65% más que en 2021. Pero papelitos aparte, por grado de avance real en obra real, el CAREM es el segundo en el mundo tras el Linglong chino.

El mundo SMR est√° lleno de proyectos imaginarios, con planes y presupuestos gloriosos, muchas animaciones computadas y folleter√≠a, cantidad de Memorandos de Entendimiento internacionales‚Ķ y ni una triste obra para mostrar. La quiebra en Noviembre de 2023 del proyecto m√°s ‚Äúfachero‚ÄĚ de los EEUU, la central NuScale (una copia bastante desfachatada del CAREM) empieza a separar la mucha paja del poco trigo. Para no confundir ruido con nueces, la OCDE (la Organizaci√≥n de Cooperaci√≥n y Desarrollo), b√°sicamente un club de pa√≠ses ricos afines a la OTAN, mand√≥ a su agencia nuclear, la NEA, a hacer un tablero comparativo. Mide seis grados de posibles de avance de los SMR del mundo, seg√ļn seis ejes diferentes. Ya iremos al detalle.

Lo cierto es que el CAREM punt√ļa mejor que todos los proyectos de gran ruido en Occidente. Mejor que el difunto NuScale (la OCDE hizo su tablero comparativo a principios de Noviembre de 2023, d√≠as antes de la quiebra de esa sociedad). Punt√ļa arriba del General Electric Hitachi BWRX-300, mejor que el SMART coreano y mejor que el Rolls Royce brit√°nico.

El CAREM, compatriotas, va en segundo puesto en una lista de 98 proyectos. Lista de la que se autoexcusaron de participar otros 42, porque sencillamente no tienen nada tangible o al menos medible qu√© mostrar. Seg√ļn este tablero, el √ļnico pa√≠s con mejores puntos que nosotros en la comparativa de SMRs es China, con su central ACP-100 Linglong. Perd√≥n si lo repet√≠ ya no s√© si tres o cuatro veces, pero es que a m√≠ tampoco me entra en la cabeza. Los desconfiados pueden acceder al tablero de la NEA-OCDE¬†aqu√≠.

La finalizaci√≥n de un ecosistema industrial argentino bien enraizado es obra de muchas administraciones sucesivas de la CNEA. Pero despu√©s del ¬ęapag√≥n nuclear¬Ľ de Alfons√≠n, Menem, De la R√ļa y Macri, termina siendo el logro de la gesti√≥n de Adriana Serquis. El que quiera romperse las patas con la idea de intentar otra liquidaci√≥n del Programa Nuclear Argentino, no se va a encontrar con un castillo de naipes. Se va a encontrar con mucho fierro, mucho hormig√≥n y mucha empresa que quiere exportar.

Como me dijo ri√©ndose por lo bajo una de las muchas ingenieras nucleares que dirigen el avance de obra del CAREM: ‚ÄúAhora vamos por la conquista del mundo. Y eso para empezar‚ÄĚ. La conozco, es muy ir√≥nica pero empuja como una locomotora. Y sospecho que hablaba en serio.

Capuletos y Montescos se amigan

Una firma histórica: de izquierda a derecha Adriana Serquis, directora de CNEA, Alejandra Calvo, gerenta de márketing de la Gerencia CAREM, Darío Giussi, gerente general de INVAP, Felipe Albornoz y Nacho Grossi, gerentes de la división nuclear y la de estrategia de esa firma, y Sol Pedre, gerenta del Proyecto CAREM.

El CAREM es un SMR, o Small Modular Reactor. En su futura versi√≥n comercial, va a ser una central el√©ctrica compacta que se puede construir a√Īadiendo m√≥dulos de 120 o 125 MW hasta llegar a 4 y sumar una potencia instalada de 480 o 500 MW. Cada m√≥dulo en l√≠nea va pagando los siguientes con venta de electricidad, una idea nacida en la CNEA en 1984, cuando se vislumbraba que el crecimiento del parque nuclear nacional y mundial deb√≠a autoasegurar su financiaci√≥n.

En el presente es un prototipo de potencia mucho menor, 32 MW, lo suficiente como para dar electricidad a una ciudad de 100.000 habitantes con algunas industrias. Que todavía no prendan la luz, porque falta terminar la obra civil, fabricar y testear en frío algunas de las piezas claves (el recipiente de presión y los generadores de vapor), y luego montar los componentes nucleares y no nucleares. Cuando el prototipo se termine y ponga en marcha recibirá bastantes visitas de posibles compradores internacionales. Decenas, porque en el volátil y versero mundo SMR, el CAREM, más evolucionado que revolucionario, tiene una ventaja comparativa indudable: existe. La NEA-OCDE hizo el tablero para no comprar humo, especialmente propio.

Los reactoristas de la CNEA que idearon el CAREM cuando yo no ten√≠a canas a√Īadieron m√°s cosas: seguridad inherente al dise√Īo, lo que significa refrigeraci√≥n convectiva del n√ļcleo. ¬ęConvectiva¬Ľ significa que el agua caliente sube y la fr√≠a baja, cosa garantizada por las leyes irrompibles de la f√≠sica, en lugar de por bombas falibles.

Tambi√©n sumaron portabilidad: la capacidad de fabricar piezas en gran escala, de un tama√Īo que puedan llegar con cierto montaje en origen a obra por barco, tren o cami√≥n, y ensamblarse r√°pidamente en destino. Y sumaron precio: la fabricaci√≥n centralizada de decenas de miles de componentes permite ahorros de escala, pese a la potencia reducida.¬†Esto significa megavatios hora m√°s baratos que los competidores: aproximadamente la mitad de lo que habr√≠an costado los del proyecto estadounidense NuScale, que seg√ļn su m√°rketing, se vender√≠a en diez pa√≠ses. Pero NuScale se pinch√≥ en uno solo, EEUU, y por sobrecostos. La Gran Democracia del Norte ya no sabe fabricar un reactor que no sea militar, y en el Pent√°gono nadie te exige que te atengas a tontos presupuestos.

El punto de partida del CAREM fue el Otto Hahn, un motor naval alemán experimental sumamente civil. Propulsó un barco mineralero del mismo nombre. Entre 1970 y 1972 navegó sus primeros 463.000 km. (equivalente de 11,55 perímetros terrestres) con un gasto de apenas 22 kg. de uranio 235.

Sin ning√ļn contratiempo, el Otto Hahn finaliz√≥ su carrera en 1979 con 1,2 millones de km. recorridos y 30 puertos de parada en 22 pa√≠ses. Pero por su motor nuclear, nunca fue autorizado a cruzar el Canal de Panam√° ni el de Suez, de modo que sus recorridos desde A hasta B triplicaban los del resto de la flota mercante. De yapa compet√≠a contra el combustible l√≠quido m√°s barato y contaminante despu√©s del carb√≥n: el b√ļnker-oil, todav√≠a t√≠pico de los buques de comercio. La Organizaci√≥n Mundial de la Salud dijo all√° por 2010 que el b√ļnker estaba matando unas 90.000 personas por a√Īo en las ciudades puerto, porque las obliga a respirar holl√≠n 24√ó7.

En ese contexto, la Rep√ļblica Federal Alemana consider√≥ que su barco sin humareda era un fracaso econ√≥mico. Nunca repiti√≥ el experimento.

La ingenier√≠a b√°sica del Otto Hahn se reconfigur√≥ radicalmente en la CNEA para lograr una planta de potencia el√©ctrica terrestre inm√≥vil. Por estar en una posici√≥n vertical estable, necesaria para que se genere una circulaci√≥n convectiva, el CAREM pod√≠a no depender NUNCA de bombeo asistido para su refrigeraci√≥n, como s√≠ lo hac√≠a el Otto Hahn, que era un barco que cabeceaba, rolaba y gui√Īaba lo suyo. Al CAREM se lo dise√Ī√≥ capaz de gestionarse a s√≠ mismo varios d√≠as por sistemas pasivos, dependientes mayormente de la gravedad, y sin personal en planta, en caso de una emergencia por p√©rdida masiva de refrigerante.

El escaso tama√Īo pensado para el CAREM por la CNEA en 1984 (apenas 25 megavatios) apuntaba a la creaci√≥n de peque√Īos ‚Äúoasis el√©ctricos‚ÄĚ en zonas despobladas, fuera de red y con actividades electrointensivas: minas en la Cordillera, ciudades o factor√≠as en llanuras secas y despobladas, o en islas imposibles de conectar a continentes por cable el√©ctrico submarino debido a las fosas oce√°nicas profundas. Ese CAREM 25 se pens√≥ para pa√≠ses tan distintos entre s√≠ como los de Medio Oriente, √Āfrica Occidental, o Malasia con sus 878 islas, o Indonesia con sus 18.100, de las cuales 6000 est√°n habitadas.

Y como la CNEA ya ven√≠a preparando su campa√Īa de exportaci√≥n de reactores a trav√©s de INVAP, todos de investigaci√≥n o producci√≥n de radiois√≥topos, el CAREM mientras fue un proyecto de INVAP le sirvi√≥ como m√°quina de segunda propuesta, o de ‚ÄúY ya que estamos‚ÄĚ. Onda: dado que nos compraron un reactor y anda joya, ¬Ņpor qu√© no nos compran tambi√©n una centralita compacta? La otra propuesta era: ¬ęUds. no tienen experiencia nuclear alguna. ¬ŅPor qu√© no empezar a formar operadores con una central chica, en lugar de con un reactor docente? Es saltar varios casilleros¬Ľ. Eran propuestas sexy. Alguien iba a picar, y lo hizo.

Es una l√°stima que las ideas no se puedan patentar. √Čsta del CAREM ha generado 140 proyectos en m√°s de 30 pa√≠ses, algunos de los cuales son copias m√°s o menos descaradas del CAREM, como el NuScale, y otras se basan en ingenier√≠as y combustibles muy divergentes. Cosa que nos favorece: en la industria nuclear, ese conservadurismo t√©cnico de atenerse a uranio enriquecido y refrigeraci√≥n por agua, a√ļn en una central tan audazmente simplificada como el CAREM, gana puntos.

Como cualquier cacat√ļa con plata se cree Carlitos Gardel, la citada NEA de la OCDE estableci√≥ su sistema de puntuaci√≥n de seis grados y seis ejes para aclararse los tantos a s√≠ misma.¬†Fueron demasiado honestos. Probablemente no esperaban que los EEUU, Canad√° y la UE salieran tan mal calificados, y el CAREM argentino, que los congresos mundiales sobre SMRs insisten en ningunear, saliera segundo detr√°s del Linglong chino. S√≠, okay, eso ya no lo repito m√°s. Lo juro.

Los seis ejes son:

  • Licenciamiento (es decir autorizaci√≥n regulatoria de pasar de planos a obra y de ah√≠ a puesta en marcha),
  • ‚ÄúSiting‚ÄĚ o ubicaci√≥n (debe ser socialmente aceptada y estar legalizada),
  • Cadena de suministros (debe existir, la suelen formar centenares de industrias calificadas a calidad nuclear),
  • Compromiso (medido como enraizamiento nacional y/o internacional del proyecto en diversas organizaciones),
  • Combustible (un asunto que toma muchos a√Īos de dise√Īo, pruebas y licenciamiento). El del CAREM estaba resuelto y ensayado ya en 2004, en un reactorcito experimental de baja potencia construido por la CNEA en Pilcaniyeu.

Entre 140 proyectos, la puntuación multiaxial inventada por la NEA-OCDE da resultados rarísimos. La INET, una central china muy futurista con combustibles en forma de pelotitas de cerámica de uranio, ya está entregando potencia (500 MW, no es poco). Pero es más un experimento muy avanzado que una máquina fácilmente reproducible en casa y licenciable en el exterior, incluso para China. Por eso califica abajo del CAREM, aunque éste sólo sea un prototipo en construcción.

Sobre cuál será el CAREM que termine exportándose, ése es un reino de conjeturas y batallas de pasillo. El modelo de cuatro módulos y 480 o 500 MW tiene sus encantos, pero todavía está en planos. Y capaz que el prototipo de 32 MW podría terminar siendo más vendible, andá a saber. El de los SMR es un mercado inminente, y todo pronóstico es difícil, especialmente si trata del futuro. Eso decía Niels Bohr, que era físico nuclear, ergo irónico.

El prototipo está en construcción bastante avanzada en el predio de las centrales Atucha 1 y 2, en Lima, sobre las barrancas bonaerenses que balconean sobre el Paraná de las Palmas. Se lo sigue llamando CAREM 25 ignoro por qué, cuando algunos retoques de ingeniería pronostican 32 MW eléctricos en las planillas de cálculo.

El CAREM hizo un ping-pong institucional pavoroso y m√ļltipe entre CNEA e INVAP. Naci√≥ en 1984 una CNEA dirigida por un presidente que hizo todo lo posible por cerrarla, toda una novedad. Cuando por fin se fue para no hundirse con el naufragio que cre√≥, tom√≥ su lugar la Dra. Emma P√©rez Ferreyra y salv√≥ a la instituci√≥n, que estaba perdiendo hasta tres doctores en f√≠sica o ingenier√≠a nuclear por mes. Emma, como la llamaba hasta el portero (y eso es verdad), hizo dos cosas grandiosas: repar√≥ Atucha 1 sin la SIEMENS, en 9 meses en lugar de en 6 a√Īos, y a un 17% de lo que quiso cobrar la multinacional alemana por arreglar su prototipo‚Ķ que no estaba en garant√≠a, dijeron.

La otra cosa grandiosa que hizo Emma fue aquilatar que los planos del CAREM se iban a cubrir de polvo en la CNEA. √Čsta no lograba conseguir fondos de Alfons√≠n para hacer avanzar Atucha 2 y adem√°s la CNEA no lograba tomarse en serio ninguna central que no fuera mediana o grande. Y a la luz de ello, le dio el proyecto a INVAP, que tan bien entendi√≥ la cosa que al a√Īo siguiente (1988) ya lo estaba vendiendo en Turqu√≠a, seg√ļn sus usos y costumbres muy barilochenses.

Y Turqu√≠a lo estaba comprando, pero no para despliegue nacional. Ya en 1988 eran un pa√≠s 100% cubierto por red interconectada y con mucha industria. En su m√≥dulo 25 MW, el CAREM les quedaba chico. Lo quer√≠an comprar el CAREM para venderlo, tambi√©n seg√ļn usos y costumbres muy turcos. Eso lo hizo fracasar Menem. Paraliz√≥ la cosa tres a√Īos, luego le pas√≥ el proyecto a la CNEA, y el hombre de Menem en la CNEA le pidi√≥ a la TAEK, la Comisi√≥n Nuclear Turca, un ¬ęregalo para la corona¬Ľ demasiado fastuoso.

En 2006 el kirchnerismo redescubri√≥ el √°tomo, muy impresionado por la inauguraci√≥n del OPAL en Australia y muy presionado porque la econom√≠a argentina estaba creciendo al 8,5% anual, propulsada por la industria. Y como la red el√©ctrica estaba como la hab√≠a dejado Alfons√≠n, hecha percha pero adem√°s privatizada por Menem, hac√≠a falta potencia de base. Y la nuclear es la √ļnica que te da 90% de disponibilidad o m√°s.

En el viaje hacia Sydney, la nueva presidenta de la CNEA, Norma Boero, estuvo dele que dele charlando en el avi√≥n con CFK, y a la vuelta de Australia estaba tomada la decisi√≥n de que NA-SA terminara Atucha 2 y de que el Programa Nuclear ten√≠a que resucitar aunque fuera a paletazos. Y un poco inesperadamente, tras s√≥lo un poco de resucitaci√≥n cardiopulmonar, el Programa volvi√≥ de la muerte. Pero Boero (siempre pens√© que fue un error de Norma, y hoy no) dictamin√≥ que hab√≠a que salvar a la CNEA con un proyecto ¬ęde bandera¬Ľ, para lo cual le sac√≥ la direcci√≥n a INVAP y cre√≥ en la CNEA una Gerencia √ļnicamente dedicada al CAREM. La bronca que gener√≥ eso en INVAP es indecible. Para INVAP el CAREM tambi√©n era ¬ęde bandera¬Ľ.

El regreso no del CAREM a INVAP sino de INVAP al CAREM, esta vez como motor de exportaci√≥n, termina de suturar viejas heridas en ambos actores principales de nuestra historia at√≥mica. Se hicieron inevitables durante los 23 a√Īos en que tanto la instituci√≥n como la empresa estaban bajo amenaza existencial de desaparecer, la CNEA por evaporaci√≥n de recursos humanos, INVAP por quiebra.

La firma del Memorando de Entendimiento del 6 de Marzo es la reconciliaci√≥n de estos Capuletos y Montescos nucleares, y para bien de Verona (la Argentina, por si alguien no pesc√≥ la met√°fora). Es tambi√©n un producto de la maduraci√≥n, mayormente en la adversidad, de dos organizaciones que resultaron muy resilientes: una de 73 a√Īos, y otra de 50. Romeo y Julieta son la tercera generaci√≥n de estas nobles familias. Se casan por m√©ritos, sin tragedias ni suicidios shakespearianos.

He venido apoyando la construcci√≥n del CAREM desde 1986, cuando conoc√≠, deslumbrado por su sencillez y audacia, el proyecto. Junto con el embajador Adolfo Saracho fui un mes a Turqu√≠a en 1988, cuando este pa√≠s quer√≠a el CAREM para quitarse de encima a los due√Īos de la OTAN, que no lo dejaban entrar al entonces llamado Mercado Com√ļn Europeo. En parte por despecho, en parte por olfato comercial, quer√≠an una centralita para exportar a Medio Oriente, √Āfrica y el Sudeste Asi√°tico, lugares donde Turqu√≠a ya vend√≠a cantidad de productos industriales propios, algunos tecnol√≥gicamente complejos.¬†Y la cosa -perd√≥n por repetirme- se hab√≠a miti-miti entre la TAEK, la Comisi√≥n Nuclear Turca, e INVAP, que sab√≠a m√°s del negocio. Los turcos estimaban unos 30 clientes potenciales.

En 1993 Menem destruyó esta colaboración. En el State Department y en Quai d’Orsay habrán descorchado champagne, supongo. No había ninguna central nuclear en el mundo siquiera parecida al CAREM. Fue el primer SMR. Pudimos haber cambiado la historia nuclear, y la nuestra como país.

En 2000 la tenacidad de tornillo de Aldo Ferrer y Dan Beninson logr√≥ que el CAREM debiera construirse por ley nacional, y con presupuesto acordado por ambas c√°maras. Pero la partida estaba fijada en pesos, y el √ļltimo director de la CNEA, un cacique petrorradical puesto por la Alianza, logr√≥ patinarse la cifra en tres sucesivos estudios de factibilidad comercial, a ver si alguno le daba mal. Le dieron bien los tres, pero en los tres a√Īos gastados en masturbaciones de consultor√≠a la plata se volatiliz√≥ por hiperinflaci√≥n, de modo que cero obra. El tipo renunci√≥ junto con De la R√ļa, pero se fue discretamente en auto y silbando bajito, no en helic√≥ptero. Misi√≥n cumplida.

Ninguno de los funcionarios que frenaron el CAREM de los modos más insólitos, increíbles e ilegales sufrió acusación alguna. Los que no se murieron, están todos sueltos y conspirando.

Pero ahora enfrentan un ecosistema nuclear diverso y enraizado.

 

Nota completa en Agendarweb

Publicado el 12 marzo, 2024

Leave a Reply