Skip to main content
√Ārea de Pensamiento Estrat√©gico

ARGENTINOS, AL CAREM!

By 3 diciembre, 2020marzo 30th, 2021No Comments

El ingeniero Gustavo Barbar√°n, de la CNEA, nos hizo llegar sus argumentos para las decisiones a tomar en un tema que se ha estado discutiendo en AgendAR. Nos parece que deben ser evaluados. Y no s√≥lo por la comunidad nuclear. Porque lo que √©l propone es una decisi√≥n que debe tomar el pa√≠s. Por eso elegimos un t√≠tulo que recuerda la vieja exhortaci√≥n, de casi un siglo, de Ortega y Gasset ¬ęArgentinos, a las cosas!¬Ľ M√°s all√° de lo que se piense de su filosof√≠a, era un buen consejo.

Y la decisi√≥n debe ser r√°pida: El NuScale, la versi√≥n del CAREM desarrollada por los estadounidenses, acaba de obtener la aprobaci√≥n de la Nuclear Regulatory Commission: re√ļne los requerimientos de seguridad.

 

¬ęSigo con mucho inter√©s la discusi√≥n que se lleva adelante en AgendAR sobre la pol√≠tica nuclear argentina. Pero luego de leer los art√≠culos publicados en los √ļltimos meses sobre los acuerdos con China y el debate sobre cu√°l ser√≠a nuestra pr√≥xima central nuclear, siento que algo queda fuera, algo grande. Como se dice en ingl√©s, ‚Äúthe elephant in the room‚ÄĚ (ojo, no confundir con el elefante en el bazar).

Esto no pretende entablar un debate con ninguno de los defensores de la propuesta CANDU (Ant√ļnez, Barcel√≥, Kreiner), ni con sus cuestionadores (Caro). Mi respeto por sus carreras, conocimientos y logros es grande. Entiendo que los argumentos que expondr√© aqu√≠ tambi√©n son tenidos en cuenta por ellos, y de hecho los mencionan en sus art√≠culos.

Tampoco me adjudico la originalidad de las ideas que siguen, pero s√≠ de tratar de transmitirlas al p√ļblico no nuclear. Quiero abrir la discusi√≥n en otro sentido m√°s: evitar que se limite a una propuesta CANDU de uranio natural versus una PWR de enriquecido.

A ambos lados de la discusi√≥n se observan argumentos muy s√≥lidos y v√°lidos. Pero en algo fallan los dos y es que hablan de UNA sola central, UN solo proyecto para la pr√≥xima d√©cada, y despu√©s de eso, la discusi√≥n queda terminada. S√© que para todos ellos la discusi√≥n va mucho m√°s all√°, pero para el interesado promedio que lee estos art√≠culos, queda acotada √ļnicamente a la pr√≥xima central nuclear.

En ambas visiones cada proyecto es √ļnico, irrepetible. Por un lado, es casi imposible que haya transferencia de tecnolog√≠a sensible del PWR chino a Argentina, y solo seremos una linda vidriera regional para la venta de tecnolog√≠a de la CNNC (China National Nuclear Corporation). Pensar en acceder a tecnolog√≠as de enriquecimiento de uranio o en formar parte de una sociedad igualitaria con la CNNC para desarrollar centrales Hualong-1 en otros pa√≠ses, ‚Ķ olv√≠dalo, eso no va a suceder.

Pero lo mismo nos pasa con el CANDU: cada vez que se quiera construir una nueva central, se tendrá que recurrir a los canadienses y a los chinos para la ingeniería, licenciamientos y financiamientos. No es algo que la Argentina pueda hacer sola y por su cuenta.

Por supuesto que para mí el CANDU es la mejor opción de las dos: tenés capacidad instalada para hacer gran parte de los trabajos y equipamientos, y necesitás imperiosamente poner en movimiento al país. Podés hacer combustibles, tubos de presión, el agua pesada, etc. Pero el turbogrupo, las bombas del primario, la calandria y prácticamente todo el sistema de control hay que importarlos. Y la financiación del proyecto total es, sin embargo, la parte más inaccesible de todas.

Que los PWR hayan superado a CANDU y que √©sta √ļltima ya sea una tecnolog√≠a no viable es un argumento falaz. El nuclear NO ES UN MERCADO y si bien la oferta tiene derivas tecnol√≥gicas, est√° lej√≠simos de ser una competencia clara como la de Kodak vs. digital, o VHS contra Betamax. En esto estoy completamente de acuerdo con A-B-K, y le recomiendo al Dr. Caro que revise sus fundamentos sobre los procesos de desarrollo y el rol del Estado en el mismo, o que lea ‚ÄúLa peor propuesta de negocios en la historia humana‚ÄĚ[1] del economista coreano Ha-Joon Chang.

De hecho, de las tecnolog√≠as nucleares, los PWR son quiz√°s las m√°s caras y de mayor riesgo tecnol√≥gico en muchos aspectos. Triunfaron sobre otras propuestas nucleoel√©ctricas porque los EE.UU. pusieron un fangote de guita para el desarrollo de PWRs como propulsi√≥n nuclear en buques y submarinos, y fue de esa ingenier√≠a que surgieron las m√°quinas nucleoel√©ctricas PWR contempor√°neas. Lo que ten√©s es un entramado productivo-tecnol√≥gico (metalurgia, electr√≥nicas y sistemas de control, ingenier√≠as en sus m√ļltiples ramas) que pueden (o no) trabajar sobre un modelo tecnol√≥gico espec√≠fico.

El principal problema de ambas centrales, las PWR y las CANDU, es que son muy caras. A eso se le suma la forma espasm√≥dica que tiene Argentina de trabajar. Estos proyectos estaban pensados para iniciarse en el 2016; estamos en el 2020 y todav√≠a no se empez√≥ nada. Dentro de 2 a√Īos no creo que la situaci√≥n haya variado.

Cuando queramos arrancar el proyecto, todos los cuadros t√©cnicos que estaban en Atucha II ya no servir√°n. Quedar√° cuando mucho un 20%, y se van a haber perdido el 80% de los soldadores especializados, los montadores, y los alrededor de 400 ingenieros que en Atucha II recalificaron su t√≠tulo y se volvieron ‚Äúnucleares‚ÄĚ. Estas personas no pudieron hacer el puente entre uno y otro proyecto, ya cambiaron de rumbo, est√°n trabajando en otros temas, ten√©s que volver a reconstruir esa fuerza laboral. Y eso lleva tiempo y cuesta caro. Si no me creen, preg√ļntenle al Ing. JL Ant√ļnez, que vivi√≥ esto en carne propia y lo cont√≥ innumerables veces.

En resumen, para cualquiera de estos proyectos est√°s hablando de 8 a√Īos m√≠nimo de obra, m√°s de 6 mil millones de d√≥lares para cada central, y devoluci√≥n de capital en corto plazo: 12 a√Īos para el repago, luego de los 8 ‚Äúde gracia‚ÄĚ, te generan una bola de nieve, porque el mundo financiero funciona as√≠. Y ni hablemos si la construcci√≥n se demora. Eso hace que, dentro del lapso inicial consecuente a la entrada en servicio, los precios de energ√≠a sean MUY altos. En forma realista, estamos hablando de casi 160 USD/MWh generado durante esos 12 a√Īos, despu√©s el costo baja a 50 y pico, y se va acomodando.

Lo que sucede en esos 12 a√Īos iniciales (y sin duda despu√©s) es que todo el sistema (monetario, energ√©tico, industrial) queda muy estresado despu√©s de cualquier proyecto tan ‚Äúmega‚ÄĚ. Y por las caracter√≠sticas de nuestro pa√≠s, solamente pod√©s encarar uno de esos cada 10 a√Īos, o sea que, despu√©s de terminarlo, mand√°s a todos a casa y de nuevo, y en materia de recursos humanos, es vuelta a empezar de cero.

Ese continuo volver a cero es nocivo para el pa√≠s y para la industria nuclear, por supuesto. La fuerza laboral no gana experiencia como para ganar eficiencia, las industrias no se comprometen a invertir en el largo plazo (porque un proyecto cada 10 a√Īos no lo justifica), en fin, se van acumulando p√©rdidas. Y esto pasar√° con AMBOS reactores planteados por China (CANDU y PWR). Nada termina de desarrollarse plenamente, no ten√©s ninguna emancipaci√≥n ni soberan√≠a energ√©tica ni nada cuando una construcci√≥n queda a medias porque el pa√≠s se qued√≥ (costumbre recurrente) sin d√≥lares. El marco general de esta decisi√≥n no solo se toma pensando en el presente, o en el pasado, sino principalmente, en el futuro, en el a√Īo 2050, como m√≠nimo. ¬ŅD√≥nde estaremos en el a√Īo 2050?

Gustavo Barbar√°n

Fuente de la Noticia https://agendarweb.com.ar/2020/09/04/argentinos-al-c

Publicado el 03 diciembre, 2020

Leave a Reply