Skip to main content
Noticias generales de la c√°mara

Consejos para ahorrar energía

By 28 diciembre, 2016No Comments

Cada vez somos m√°s conscientes de las formas en que nuestro comportamiento afecta al planeta. Dos apuestas importantes para reducir el da√Īo ambiental son el uso racional y eficiente de la energ√≠a y el uso de energ√≠as renovables, que adem√°s de preservar nuestros recursos naturales contribuyen a reducir las emisiones de gases que generan el calentamiento global.

En nuestra vida diaria solemos derrochar mucha energía sin darnos cuenta que lo estamos haciendo. Si aprendemos a usarla responsablemente, no solo estaremos haciendo un aporte ecológico, sino que posibilitamos que otras personas o industrias puedan tener acceso a esta energía, a la par que de reducir los montos de nuestras tarifas de gas y luz.

Para conocer m√°s sobre el tema, reunimos a un panel de expertos, colaboradores del √Ārea de Pensamiento Estrat√©gico de la C√°mara, quienes nos dieron las siguientes sugerencias:

¬∑ Fijar los termostatos en 25¬ļ en el verano. Cuando en verano reducimos 1¬ļ la temperatura del aire acondicionado estamos aumentando el consumo en aproximadamente un 15%. Si lo bajamos 3¬ļ, ya estamos hablando de un aumento de casi el 50%. Con 25¬ļ se puede lograr un confort adecuado sin gastar energ√≠a de m√°s. En invierno, en cambio, la temperatura ideal es 19¬ļC, o a lo sumo 20¬ļC. Enfriar o calentar demasiado los ambientes no aporta mayor confort, sino que lo reduce.

¬∑ Cambiar lamparitas incandescentes por l√°mparas LED. A simple vista podr√≠a parecer que las LED son m√°s costosas, porque tienen un precio de alrededor de $100 mientras que las incandescentes valen $25, pero su vida √ļtil es 10 veces mayor que la de las lamparitas tradicionales. Por lo tanto, el c√°lculo ser√≠a $25×10=$250 de las incandescentes contra $100 de las LED. Adem√°s, las l√°mparas incandescentes consumen 10 veces m√°s energ√≠a, por lo que al costo extra en el precio hay que agregarle el gasto energ√©tico adicional a lo largo de toda su vida √ļtil. Por estos motivos, las LED resultan m√°s convenientes tanto econ√≥mica como ecol√≥gicamente.

· Apagar las luces que no se usan y evitar los consumos pasivos de los artefactos eléctricos. Por ejemplo, al apagar el televisor no se apaga el aparato, sino solamente su pantalla. Mientras tanto, éste sigue consumiendo energía y lo mismo pasa con la mayoría de los equipos que tenemos en casa. Tampoco es bueno dejar enchufado el cargador del celular u otros dispositivos cuando no se lo está utilizando.

· Mirar el etiquetado al momento de comprar un artefacto eléctrico. Un producto eficiente podrá ser más caro, pero asegura un consumo energético mucho menor. Ese costo extra inicial se puede amortizar en poco tiempo.

¬∑ Renovar los equipos de gas para evitar los consumos pasivos. El piloto del calef√≥n consume medio metro c√ļbico de gas por d√≠a, lo que equivale a 250 watts de potencia energ√©tica que est√° siendo totalmente desperdiciada. Hoy en d√≠a existen calefones con etiqueta “A” que no requieren piloto y por lo tanto consumen mucho menos. Los termotanques presentan una situaci√≥n similar, ya que requieren de energ√≠a para mantener el agua caliente y compensar las p√©rdidas de calor del tanque. As√≠, los consumos pasivos est√°n presentes se use el agua caliente o no. Son muy √ļtiles los sistemas de calentamiento de agua solares, pero para que se produzca el m√°ximo ahorro posible de energ√≠a es necesario que el equipo de apoyo, que calienta en agua en los d√≠as sin sol, sea un calef√≥n modulante Clase A, sin piloto.

¬∑ Pensar sustentablemente al momento de la construcci√≥n. Es fundamental tener en cuenta el dise√Īo y la orientaci√≥n del edificio a construir, buscando que en invierno entre la mayor cantidad posible de sol. Para que esto no sea contraproducente en el verano, se pueden colocar aleros o alg√ļn sistema de oscurecimiento exterior, por ejemplo persianas de madera o postigos, que evitan que el calor llegue al cristal de la ventana. Tambi√©n es fundamental conseguir una buena aislaci√≥n t√©rmica de paredes, techo y aberturas. Esto reduce tanto la necesidad de refrigeraci√≥n en el verano, como la de calefacci√≥n en invierno.

 

Publicado el 28 diciembre, 2016